EL SEPELIO

EL SEPELIO
Una comedia trágica

SINOPSIS
Impactada por la muerte de su amiga Peteca, Zulema decide organizar su propio funeral. Para ello, un domingo muy temprano, invita a sus tres hijos a desayunar. Pero la aparente preocupación encubre otras intenciones y la madre aprovechará esa reunión familiar para llevar adelante un misterioso y absurdo plan. Un domingo sin redención.
Ficha artístico técnica:
Elenco
Cristina Maresca
Diego Rinaldi
Guido Silvestein
Ariel Mele

Iluminación: Christian Gadea
Fotografía: Gustavo Maggi
Vestuario: Heidi Steinhardt
Producción: Sebastián Ezcurra
Asistente de Dirección: Paula Russ
Dirección y dramaturgia: Heidi Steinhardt
Ciclo de Teatro de Autor, organizado por JUAN CARLOS CANTAFIO y HUGO ZANÓN para IDEHADOS PRODUCCIONES.

Contacto
:
www.idehados.com.ar
info@idehados.com.ar
Twitter: @idehados Facebook: Idehados Producciones



Dijo la prensa

La obra habla del desamor, en una familia donde la madre prepara su propio sepelio e invita a sus hijos para los preparativos. Todo esto tiene que ver con algo que circula en la obra que sería como una apología del amor.
Aquí encontramos el talento de Heidi Steinhardt. Ya la habíamos visto en el “Trompo Metálico”. Es notable. Es muy buena dramaturga. Es muy buena directora. Es muy buena actriz. Logra un clima muy fuerte muy pesado y a la vez divertido. Lo siniestro, también es divertido.
Osvaldo Quiroga / Con sentido público


El Sepelio es una divertida comedia costumbrista y posmoderna, con ligeros toques de humor negro y hasta de absurdo. La deliciosa y tremebunda composición de Cristina Maresca como la madre omnipotente y manipuladora, nos entrega creíble y reidero el alocado personaje de una madre que se trae más que un testamento bajo el poncho. Un neo grotesco asainetado sin énfasis, que delata la frustración que paraliza al grupo sobreviviente de la potestad materna.
Luis Mazas / Revista 23


Steinhardt conduce a sus intérpretes con seguridad y logra que se observe una interesante profundidad. Cada uno a su tiempo tiene la posibilidad de mostrarse tal cual es y lo hacen con una naturalidad tan acabada que, en muchas situaciones, logran un provocador acercamiento a la platea. […] El sepelio es una atractiva pintura grotesca de una familia en la que, sobre todo, aquello que se oculta hace aflorar un presente verdaderamente patético.
Carlos Pacheco / La Nación


La tensión crece en un círculo brutal que parece no tener salida, y sin embargo hay una sombra de redenciòn en Zulema. Heidi Steinhardt esta llena de sorpresas: puede ser exquisita como en “Trompo Metàlico” o feroz como en “El Sepelio”.
Cecilia Absatz / Revista noticias


En la obra El sepelio, con dramaturgia y dirección de Heidi Steinhardt, se observa un interesante entramado con personajes que hacen culto al egoísmo y la vileza. El sepelio muestra un costado de las personas que muchos no quieren ver.
Gabriel Peralta para / Crítica Teatral


“Una vez más Heidi Steinhardt presenta un relato de nuestra cotidianeidad visceral, inquietante y cercano. Los diálogos son verdaderamente excelentes, y se potencian con la performance de los cuatro actores. Así, las personalidades se contraponen, luchan y se amalgaman para ofrecer un cuadro en donde en medio de conversaciones superpuestas y banales se filtran visos de verdades crueles que hieren y configuran el in crescendo que motoriza el drama.”
María Pilar González / En escena hoy¨

“Heidi Steinhardt cuenta una historia de puro dolor, donde todos hacen sufrir a todos, incomoda con hilaridad, creando situaciones cómicas que dejan entrever una pérdida que nunca se superó […] Una obra recomendada para reír y pensar, con un personajes que nos invitan a reflexionar sobre el destino y repensar las relaciones familiares.
Julia Panigazzi para ¨A sala llena¨

El gracioso punto de partida de la pieza de Heidi Steinhardt es una interesante excusa para retratar a la familia compuesta por la susodicha y tres disímiles hijos. […]La misma autora ha dirigido con notable habilidad, aprovechando lo mejor del histrionismo de cada intérprete, particularmente el de Cristina Maresca, en el delirante papel de la madre, donde hace brillar el disparatado texto. Néstor Caniglia, Diego Rinaldi (Auténtico) y Guido Silvestein otorgan el justo desvarío a los extravagantes hijos.
Martín Wullich